DiarioPyme - Especialistas en la Información DiarioPyme - Especialistas en la Información

Puede el "Crowdfunding" ser una alternativa de financiamiento para empresas Pymes y Emprendedores?

El crowdfunding o plataforma de financiación colectiva, está completamente implantado en la actualidad, como un sistema válido y apropiado de financiación de proyectos de todo tipo. ¿Pero y si una pyme tuviera una idea de negocio y decidiera basar toda o parte de su financiación en este tipo de plataformas?

Empresas & Negocios Redacción DiarioPyme Redacción DiarioPyme
crowdfunding

La naturaleza del crowdfunding se basa en la búsqueda de un sistema de financiación alternativo al de los bancos tradicionales, sobre todo porque las trabas y límites que éstos ponen para financiar pymes de cualquier tipo, hacen especialmente difícil obtener el dinero que se busca.

En lugar de unos trámites complejos y muchas veces infructuosos, el crowdfunding permite obtener de forma rápida y sencilla la inversión y, con ello, conseguir el presupuesto necesario para empezar la idea del negocio desde cero o, también, mejorar las posibilidades de una empresa ya en marcha.

Si el crowdfunding va dirigido al desarrollo de un producto, no hay mejor forma de medir el interés por el mismo. Si conseguimos una inversión por encima de las expectativas, está bastante claro que, al menos, el producto es interesante y tiene posibilidades reales de comercialización.

Si no conseguimos la inversión necesaria, es posible que el producto no satisfaga las necesidades que nos planteábamos o que la promoción de dicho crowdfunding no haya sido la adecuada.

Cuando un banco financia un proyecto hay que asumir ciertos intereses porcentuales, sobre el importe final obtenido. Es decir, que cuesta bastante dinero. Con el crowdfunding, sin embargo, los intereses son expuestos directamente por la pyme que solicita la inversión.

De hecho, suele haber diferentes intereses, en función de la cantidad de inversión ofrecida. En la mayoría de casos, además, supone la entrega de un producto ya terminado, por lo que se cubre tanto el desarrollo de la idea de negocio como la producción práctica del producto que se pone en venta.

De forma general, los intereses expuestos en una campaña de crowdfunding son totalmente asumibles por la empresa y suficientemente atractivos para los inversores, como para sentirse interesados en colaborar con la pyme.

Al contrario de otros tipos de financiación, el riesgo es mínimo o inexistente, dado que el objetivo de estas campañas es directamente obtener la financiación.

Si el crowdfunding no funciona y no se obtiene la cantidad mínima establecida para comenzar el proyecto nadie pierde. Los inversores interesados recuperan su aportación y la pyme solo tiene que pensar en qué ha podido fallar la campaña de crowdfunding.

Por esa razón, este tipo de plataformas no solo se utiliza como método de financiación de pymes, sino también como método complementario a la financiación obtenida desde otra fuente. De esta forma se diversifica las opciones de obtener inversión y se puede plantear el crowdfunding como un importe extra, con el que tener más facilidades para desarrollar la idea de negocio.

Fuente: Billzin Blog

Notas Relacionadas

Más Leídas

Boletín de Noticias